miércoles, 22 de diciembre de 2010

Endless.


Hoy, en cambio, pienso de otra forma. Me gusta más pensar cosas como que estabas conmigo ayer, hoy y mañana también lo estarás. Que cuando tú hablas me encanta callarme y que escucharte es un placer. Y que cuando yo hablo tus ojos se clavan en mí, de tal forma que haces que pierda la concentración. Me pregunto como es posible que pueda pasar del debate, la discusión, al gran placer de sentirte. Pasando así, de una película en blanco y negro de recuerdos de la infancia, a un arco iris con más de siete colores. Que sólo tú con tocarme con tus dedos creas escalofríos en mí. 
Que siempre que me dices algo enmudezco y miro fijamente el movimiento de tus labios, con unas ganas irremediables de abalanzarme sobre ti. 
Me encanta sobre todo la seguridad que me transmites. 
Confío en ti sin lugar a duda y si yo salto, tú saltarías después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.