miércoles, 15 de diciembre de 2010

Aviones.

Cuando nunca había pensado que algún día podía llegar a hacerle daño a la persona que más quiero en este mundo, sucede. En una situación así es cuando sabes lo que es sentirte como lo más pequeño e insignificante que ha existido jamás, en definitiva, la mayor mierda. Te das cuenta de que existen partes de tu cuerpo que pueden producir un dolor terrible y que ni siquiera sabía que tenía. 
Y no importa nada más que el tiempo, no hay ninguna otra solución. Por muchas noches sin dormir, o muchas copas de whisky que bebas, la solución va a ser la espera. Aun así, con todo mi orgullo, me acuesto pensando todo lo que él ha dicho exageradamente cuando lo que tendría que hacer es reflexionar sobre mí, que aún no entiendo hoy como he sido capaz de comportarme de ese modo, idiotez o quizás inocencia. 
Pero, después de todo, consciente el tiempo que va a durar esto, se como tengo que actuar en ocasiones como esta, aunque espero que no se presente otra de este tipo, ni de ningún otro, que haga que podamos llegar a tal punto, y nosotros sabemos de que hablo. 
Y cuando esto se pase, recuperaremos el tiempo perdido de la mejor manera, solamente necesito recuperar ‘’tu cara de cosi’’ y lo tendré todo otra vez. 
Siento lo mismo hoy que el día de esta foto, te lo juro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.