lunes, 4 de abril de 2011

Pequeño.

Me gusta que me vengas a buscar a casa y sin saber a dónde ir acabemos en un sitio perfecto. Me gusta decirte que tengo frío cuando hacen 25 grados en la habitación solo para que me arropes. Me gusta que me hagas reír con tus tonterías, que te pongas serio cuando te quieres enfadar. Adoro la arruga que se te forma cuando me miras como si estuviese loca. Me gusta llevar tu ropa puesta y oler tu colonia en mi ropa después de pasar un día entero contigo. Me gustan todas las canciones que me recuerdan a ti. Me gusta comerte entero, jugar contigo y hacer de "mami". Me gustan tus pestañas, tus orejas y tu pelo despeinado, ¡joder, me encantas despeinado!. Me gusta también reñirte y cabrearme contigo por tonterías. Que hagas el "gamba" a propósito para que me enfade.  Me gusta que cuando vamos por la calle presumas de mí y de tu felicidad, que me eches el brazo por encima del hombro y que camines sonriente. Que me consientas mis caprichos como a una niña pequeña. Me gustas porque te sorprendes y te encanta cualquier cosa que hago. Me gusta cantarte debajo de tu colcha ''un mar de lágrimas'' hasta que me dices que te duelen los oídos. Me gusta que me recuerdes mis defectos y que me enfades por ello. Me gusta que me abras la camita antes de irte sin que me de cuenta. Me gusta despertarte como a ti te gusta que te despierte. Me gusta recordarte lo que tienes que hacer porque se te olvida. Me gusta hacerte regalos y que te emociones. Me gusta, y quiero para siempre, que seas la última persona con la que hable todas la noches antes de dormirme.


Estoy loca, sí, lo reconozco, loca por tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.