jueves, 24 de febrero de 2011

Que alegría más tonta

Después de haber pasado tantas noches sola ahora no sería capaz de vivir ni un día de mi vida si no estás. Si no te tengo reviento. 
No he vuelto a mirar atrás y todo me ha ido perfecto. No me arrepiento de amarte, ni del dolor, somos muy felices y eso es lo único que me importa. Recuerdo los momentos más bonitos de mi vida y son a tu lado. Y si alguna vez se estropease todo te iría a buscar donde estuvieses,  te necesito para vivir, es imprescindible tu aliento para respirar y no puedo ser feliz sin tu sonrisa. Y nuestra promesa de “juntos por siempre” no va a desaparecer nunca, va a tener más importancia con el paso del tiempo, incluso más que ayer, que hoy y que mañana. 
No cambiaría mi felicidad, mi novio ni mi vida por nada del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.