lunes, 21 de febrero de 2011

Por ti trasnocho, por ti derrocho



Necesito despertarme todos los días de mi vida entre tus brazos. Con un abrazo de los que aplastan las costillas, que dejan sin respiración, que dan calor y que me ayudan a dormir. Abrazos que quitan las ganas de llorar. Que te apetecen a cualquier hora, pero sobre todo cuando estamos viendo las estrellas. Abrazos que signifiquen vivir libre y a la vez aferrada a ti. Abrazos de despedida pero también de bienvenida, de los que hacen llorar de felicidad.Abrazos que vienen acompañados de un beso, de un cosquilleo y de una noche idílica. Abrazos de los que me hacen volar. Abrazos tuyos, por supuesto, ya que nadie más me hace sentirme tan perfecta como tú.


333 días, amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.