miércoles, 18 de mayo de 2011

Benditos mordiscos


Paciencia, con un toque de dulce violencia. No hay prisioneros en la guerra aunque te ate con seda a la cabecera mientras se consumen las velas. Y dejas que tu hombre haga que tiemblen tus piernas.
Te lo daré como lo quieras.

1 comentario:

  1. Me encanta esta entrada, en serio!
    Bueno, por fin tengo el placer de anunciarte de que mi nuevo relato esta listo para disfrutarlo en mi blog. Espero que sea de tu agrado y pido disculpas por la tardanza. Gracias! Un beso.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.